logo-loader

Las alfombras son ese complemento textil que siempre juega a nuestro favor. En cuanto a estética podemos decir que aportan calidez, textura y decoran muchísimo. El lado más práctico es que sirven también para cubrir un suelo algo estropeado o que no nos gusta demasiado, además absorben ruidos, aíslan térmicamente y delimitan espacios.

Tan importante como elegir el estilo, material y color, es acertar con las dimensiones de tu alfombra para la zona donde se quiere colocar.

DORMITORIO

Las alfombras en el dormitorio te brindan una superficie cálida para caminar cuando te levantas de la cama y le agregan color, textura y personalidad a tu habitación.

Ahora bien, para dar con el tamaño de alfombra perfecto, tendremos que tener en cuenta las dimensiones de la habitación y las de la cama.

Alfombra de gran formato que delimita la cama.

Si no tienes problemas de espacio, apuesta por una alfombra de gran formato, la cual puedes colocar de las siguientes maneras:

  1. Que cubra toda la zona de la cama, incluyendo los muebles auxiliares laterales.
  2. Colocándola a partir de donde terminan las mesitas de noche, a unos 20cm de separación, para dejar el resto sobrante a modo de pie de cama.

Lo importante en estos casos es que el ancho de la alfombra sobresalga unos 50cm por cada uno de los tres lados de la cama.

A pie de cama y en el frontal

Si tu dormitorio no permite una alfombra tan grande, atento a esta opción.

Coloca dos alfombras de idénticas dimensiones a cada lado de la cama. El tamaño de la alfombra en sí en este caso se adapta al espacio que queda entre la cama y la pared o el mueble contiguo. El largo lo define el largo total de la cama. el cúal nunca puedes sobrepasar, y no suele acoger la mesita de noche.

Para la alfombra en el frontal de la cama es importante que tengan la misma anchura, o una anchura ligeramente mayor que la de la cama. Calcula una profundidad mínima a la alfombra de entre 50 y 80 cm, dependiendo del espacio que haya disponible a los pies de la cama.

Como norma general, en las habitaciones con camas individuales la alfombra a pie de cama es lo más habitual.

SALAS

Dependiendo del espacio que tengas aquí tienes tres opciones.

Alfombra de gran formato.

En la que todos los elementos, sofás y poltronas quedan sobre la alfombra. Lo importante ha tener en cuenta es que debes dejar una distancia mínima de 15cm de las paredes o elementos que existan.

Alfombra sobre las patas delanteras de los muebles.

En este caso deja que las patas delanteras de tus muebles descansen sobre la alfombra, el peso de estos la mantendrá en su lugar. Lo ideal es que se adentre de 15 a 20 cm.

Alfombra central.

Para salas no tan grandes la mejor opción es una alfombra central entre el mobiliario. Esta es recomendable que sea del mismo ancho, o incluso un poco más, unos 25cm, más que el ancho de tu sofá.

COMEDOR

Aquí las "reglas" son más sencillas.

  1. La alfombra debe cubrir todo el espacio de la mesa y las sillas, más el espacio de movimiento de estas. Es decir, debería ser 70 cm más grande que la mesa por cada lado.
  2. En general, la forma de tu mesa marca la forma de tu alfombra.