logo-loader

El estilo industrial en su origen partió más de una necesidad que de un concepto decorativo.

Tiene su origen en los años 50 en la ciudad de Nueva York. Y es que el traslado de las industrias a las afueras de la ciudad dejó un gran parque de naves y almacenes vacíos, que pronto fueron ocupados por estudiantes y artistas que transformaron esos espacios en viviendas, los conocidos loft. Sus alquileres eran mucho más bajos y permitían integrar espacios de trabajo y vivienda. Los barrios característicos son el Soho, Tribecca y West Side.

Estas nuevas viviendas se caracterizaban por ser espacios sin divisiones, con grandes ventanales, techos muy altos, suelos de hormigón, paredes de ladrillo visto, vigas de hierro.

En la actualidad este estilo de decoración es muy popular, y es el intento de rememorar esos antiguos espacios industriales y lofts. En algunos casos se desarrolla el estilo fuera de sus primeros ámbitos de desarrollo (naves industriales, almacenes, oficinas en desuso) y encontramos cocinas, salones o baños de estilo industrial en interiores no industriales. Podemos definirlo como un estilo ecléctico, razón por lo que resulta tambien atemporal. Y es que pueden convivir sin ningún problema una mesa de madera de aire rústico, con una lámpara industrial y unas sillas nórdicas.

Veamos entonces cuales son las características para crear un ambiente de estilo industrial.

Desnudar la estructura del espacio es un rasgo fundamental de este estilo. Los materiales constructivos suelen estar a la vista: paredes de ladrillo, tuberías vistas, vigas en el techo, columnas de hierro u hormigón... También elementos como la instalación eléctrica y tuberías de aire acondicionado.

En cuanto a los materiales se utilizarán madera en su estado natural, sin tratar, ladrillo visto en paredes, metales (hierro, acero en muchos casos oxidados y galvanizados), cemento pulido en los suelos… en la mayor parte de casos materiales relacionados con la industria.

Industrial 4
Industrial 1
Industrial 3

Los colores están relacionados con los materiales, serán colores envejecidos, metálicos, color madera o tierra, blancos, grises y negro.

Hay una preferencia por la iluminación natural; la artificial suele ser con lámparas de acabado metálico funcionales y en algún caso con aire retro o vintage, las bombillas vistas, los focos de cine o de estudio de fotografía... Todas ellas tienen cabida en el estilo industrial, creando espacios con mucha personalidad.

En cuanto al mobiliario es de líneas rectas y estilizadas, sin prácticamente adornos. La patas de los muebles, como aparadores o vitrinas son rectas y delgadas, casi siempre cilíndricas.

Los muebles no muestran  delicadeza alguna, la madera es basta y gruesa en los sobres de la mesa, asientos y patas.

El estilo industrial también se nutre de la reutilización y transformación de objetos y muebles en desuso para darles una nueva utilidad. Palets reconvertidos en mesas de centro, muebles típicos de oficios industriales, cajas de madera a modo de estantes…

industrial 6
Industrial 5
Industrial 7

Sabiendo las características principales de este estilo de decoración no importa si tu espacio no tiene techos altos ni grandes ventanales, puedes implementarlo indiferentemente y podrás conseguir resultados como los siguientes.