logo-loader

El Mid Century es un movimiento de diseño que se produjo entre mediados de los años treinta hasta mediados de los sesenta en Europa, y tuvo una gran repercusión en los países escandinavos, donde se apostaba por un diseño tecnológico, funcional, y a la vez asequible. De ahí que el look escandinavo o nórdico beba mucho de estilo. El término en sí se comenzó a utilizar a mediados de los años 50.

Es un estilo que se ha concebido para ser útil, posiblemente uno de los motivos, por los que sigue siendo tendencia hoy en día. Además, es un estilo decorativo fácil de aplicar en cualquier vivienda.

Pero ojo, no es apto para todos. Si eres de los que te gusta llenar las estanterías de tu casa de objetos, fotos, recuerdos y te gusta la decoración muy cargada, no es para ti. El estilo Mid-Century no llega a ser minimalista pero se caracteriza por la simplicidad de los accesorios u ornamentos. Veamos cuales son sus características.

Funcionalidad

El estilo Mid Century buscaba ante todo la funcionalidad de sus productos, de ahí la pureza de sus líneas, pero sin descuidar la forma.

Sencillez

Una de las características que definen el estilo Mid Century es la sencillez. Ni entiende de exuberancia ni de opulencia. Se imponen las líneas depuradas, los trazos limpios y rectos, sin apenas adornos en mobiliario, decoración y complementos.

Madera

El potente vínculo de este estilo con la naturaleza convierte a la madera en uno de sus materiales estrella. Presente sobre todo en el mobiliario, es habitual que se respete su acabado original. Madera de teca o nogal sin ser demasiado claras ni oscuras son las preferidas.

Geometrías

Un recurso decorativo muy utilizado es el uso de la geometría, ya sea en las lineas de los muebles, textiles y tapices incluso en papeles pintados. Aunque abundaban los diseños grandes, ten la precaución de no saturar visualmente el espacio.

Metales

Si la madera está muy presente en el mobiliario, el metal se impone en complementos como las lámparas, ya sea en acabado dorado, cobrizo o incluso negro. Las lámparas de techo se ramifican en diferentes brazos que alcanzan cualquier dirección, con un diseño sencillo pero que aporta una sensación de movimiento muy característica.

Tono sobre tono

El objetivo es conseguir un look relajado de ahí que sea frecuente recurrir a una paleta cromática que se denomina tono sobre tono. Quiere decir que tanto en las paredes como en el suelo y en las piezas de mobiliario de mayor volumen se usan los mismos colores neutros (blanco, marrón, beis o gris). Solo en los complementos se rompe la regla. 

Piezas icónicas

Y es que muchas de las piezas icónicas del diseño que vemos a diario en revistas o que incluso tenemos en casa –sino la original, una réplica– se enmarcan en el estilo Mid Century.  Os hemos enseñado alguna de estas piezas en la entrada Piezas Icónicas de Mobiliario parte II.

Ahora que ya conoces las claves del estilo Mid-Century ¿te animas a decorar tu casa con él?