logo-loader

Parece ser que todo a nuestro alrededor esta diseñado y que la palabra “diseño” se ha convertido en una palabra habitual, que usamos a diario y con espontaneidad. Cuando hablamos de diseño nos referimos a que sea funcional, práctico y que cumpla las funciones para las que ha sido creado. Pero, ¿qué es lo que hace que a un objeto se haga llamar “de diseño”? La respuesta a esta pregunta es que la pieza ha perdurado en el tiempo, al margen de la estética, de la opinión publica, etc. El hecho de que se siga produciendo y vendiendo hoy en día.

Dicho esto os mostramos piezas icónicas de mobiliario que fueran diseñadas en el periodo del movimiento moderno.

Silla Tolix, diseñada en Francia en 1927 por Xavier Pauchard es un icono del diseño industrial. Este diseñador consiguió proteger los metales de la oxidación gracias al galvanizado, lo que le encaminó a la fabricación de muebles metálicos para exterior. Realizada en acero, tuvo gran éxito entre restaurantes y cafeterías en París por su ligereza, resistencia y funcionalidad. Debido a que estaba diseñada para su uso exterior contaba con tres agujeros en el asiento para poder evacuar así el agua. Disponible en múltiples colores a día de hoy la colección incluye taburetes y mesas.

Lámpara Anglepoise Original 1227 es una lámpara de escritorio diseñada en 1932 por el diseñador británico George Carwardine. Las juntas y la tensión del resorte de la lámpara le permiten mantenerse en una amplia gama de posiciones sin mover su base. Su pantalla es de aluminio y la base de hierro. ¿Te recuerda a algo? ¡Es la lámpara que Pixar utilizada como logo! En la actualidad existen modelos de pared, techo y suelo, disponibles en color negro, gris, blanco y cromado.

Silla BKF, también conocida como Butterfly, es una silla de acero y cuero diseñada por los arquitectos Bonet, Kurchan y Ferrari en Buenos Aires en 1938, sus iniciales forman el nombre del diseño original. Durante años ha sido reproducida y copiada en distintos tipos de materiales y hoy se la puede encontrar en texturas y colores muy diferentes.

Tras la Segunda Guerra Mundial, en 1948 se organizó un concurso titulado “Low Cost Furniture Design”, el cual quiere fomentar el diseño y la producción de mobiliario de bajo coste para adaptarse a la situación actual de postguerra, crisis económica y escasez de material. La mayoría de los diseñadores adoptaron la estrategia de aprovechar los proyectos públicos, como hospitales y colegios para diseñar, crear y producir sus piezas.

Os queremos hablar de George Nelson, para acercar el diseño de la época a los hogares americanos diseñó una amplia gama de objetos cotidianos, lámparas, relojes y otros accesorios domésticos entre los cuales destacan:

  • Banco Nelson: este banco de líneas limpias y rectas, realizado en madera de fresno natural con acabado negro en la base, puede utilizarse como banco o como mesa baja. Data del 1946.

  • Reloj Ball, forma parte de una colección de relojes diseñados en 1948. Lo único que estos modelos tenían en común era la desaparición de los números, que fueron sustituidos por formas gráficas imaginativas y completamente distintas entre sí.

  • Lámparas Bubble, esta familia de luminarias diseñadas es 1952 poseen una robusta y liviana estructura de acero, pero tienen una delicada calidad flotante, ya sea como colgantes desde el techo o en sus variedades de pie, de mesa o montadas sobre la pared.

Existe también una pareja muy importante en la historia del diseño, ellos son Charles & Ray Eames. Diseñaban un mobiliario cómodo, funcional y a la vez a un precio asequible. Han realizado infinidad de diseños pero en este periodo destacamos la siguientes:

Silla LCW, presentada en 1945 en un concurso organizado por el MoMa (museo de arte moderno) de Nueva York llamado “Organic Design in Home Furnishings” donde ganó el primer premio. La silla empleaba por primera vez en el asiento la madera estratificada conformada tridimensionalmente. En primer lugar la intención fue crear un asiento moderno, un todo continuo con el respaldo. Sin embargo el sistema de laminado hacía que la madera quebrara debido al ángulo tan pronunciado en el encuentro del respaldo con el asiento. La solución fue separar esta pieza en dos, unidas a su vez por un elegante esqueleto también de madera laminada. El sistema empleado en las juntas era de un material no rígido, lo que le otorgaba cierta flexibilidad a la silla permitiendo así adaptarse al cuerpo de la persona que se sentaba.

LCW

Eames Plastic, presentadas en el concurso de Diseño de mobiliario Low-Cost en Nueva York, los modelos DAR-DSR fueron lanzados al mercado en 1950. El asiento de fibra de virio reforzado se podía combinar con tres tipos de bases diferentes: varillas de acero, patas de madera con traviesas de acero o dos bandas de madera curvada. A su vez el asiento también adopto dos formas, una que incorpora posa brazos (DAR) y otra sin (DSR). Inicialmente las sillas estaban disponibles solo en gris pero pronto se amplio esta gama a colores más vivos. Se consideran como las primeras sillas elaboradas con plástico que se llevo a la producción en masa.

DSR
DAR

The Lounge Chair. Este sillón inspirado en el antiguo sillón de club inglés, fue diseñado en 1956 con el objetivo de combinar una apariencia elegante con la máxima comodidad con materiales y artesanía de la más alta calidad. Combina una tapicería de cuero con con carcasas de madera y base de aluminio. 

Otra pieza icónica del mobiliario por su material es la Silla Diamond. Concebida más como una escultura que como un mueble, esta silla es obra del diseñador italiano Harry Bertoia. Es parte de una colección de asientos realizada para Knoll en 1952. La estructura de malla metálica permite su fabricación con una cantidad mínima de material. Su creador decía que estaba hecha de aire.

Siguiendo la línea temporal hemos de hablar de Miguel Milá, diseñador español cuya filosofía es “ la concepción de objetos para la vida cotidiana”

Lámpara TMM diseñada en 1961, en ella se consigue ver los tres elementos esenciales de toda lámpara, su estructura, sus componentes eléctricos y su pantalla. De esta manera el usuario los ensambla con facilidad y facilita su mantenimiento. Con una base en forma de cruz que sostiene un fuste cuadraro que luego cambia a circular para que la pantalla se pueda deslizar por él. La lámpara se enciende y se apaga tirando suavemente del cable. 

Lampara Cesta, creada en 1962 y hecha a mano está compuesta por una estructura de madera de cuatro patas, un aro circular y un asa semicircular que envuelven un globo de luz ovalado. Su volumen y su asa la convierten en un objeto decorativo y luminoso que tiene cabida en cualquier parte de un espacio, ya sea sobre una mesa o directamente en el suelo.

Y para concluir esta etapa destacamos un par de diseños más. 

Lampara arco. Diseñada por Achille & Pier Giacomo Castiglioni en 1962. Resolvía la necesidad de iluminar una mesa manteniéndose al menos a 2 m. de distancia para no molestar a los comensales, proyectando la luz desde arriba y a la vez ser móvil sin estar condicionada a un punto fijo como las lámparas de techo. La lámpara consta de un brazo arqueado en acero inoxidable con una base de mármol. 

Sacco. Diseñado por Piero Gatti, cesare Paolini & Franco Teodoro en 1968 fue una pieza de diseño que era anti-diseño, cuya característica principal era que carecía de forma. Fue un objeto divertido y practico de gran acogida entre el publico más joven. Consistía en un gran saco de tela o cuero negro relleno de esferas de poliestireno. Esta pieza acabó con casi todos los aspectos de la silla tradicional moldeándose con el cuerpo de quien se sentara en él. Es el claro progenitor de lo que ahora conocemos como puf.