logo-loader

Una de las mejores opciones a la hora de lograr el ambiente perfecto es el uso de plantas de interior como complemento de decoración. Aportan frescura y color, y lo que es más importante, son beneficiosas para nuestra salud.

Como sabemos, por medio del proceso de la fotosíntesis, las plantas absorben del dióxido de carbono del ambiente y lo transforman en oxígeno. Por lo que por medio de esta actividad purifican el aire dotándolo de una mayor calidad.

Las plantas brindan en mayor o menos medida humedad al ambiente, lo que es beneficioso para reducir los niveles de sequedad y partículas de polvo, lo que nos ayuda a evitar problemas como la tos. Gracias a esta humedad tambien se disminuye la electricidad estática en nuestros interiores.

En lugares cerrados y con suelos duros las plantas nos ayudan a reducir ligeramente el ruido.

A continuación os dejo una selección de plantas de fácil mantenimiento que son una perfecta opción para aquellos que queréis ese toque verde y aún no sabéis con cual empezar.

CINTA - Chlorophytum comosum 

Conocidas antiguamente como las malas madres o lazo de amor son una de esas plantas que hay en casi todas las casas de las abuelas.

Esta planta, además de purificar el aire aguantan en casi cualquier ubicación, desde las más soleadas a las más sombreadas, pero nunca con sol directo.

Son muy sufridas y se reproducen rápidamente. Basta regarlas 1 o 2 veces a la semana.

Son ideales en recibidores y galerías. Y mejor solas, ya que necesitan espacio para crecer.

LENGUA DE SUEGRA - Sansevieria

La sansevieria, conocida popularmente como lengua de suegra por sus largas y afiladas hojas, es una planta muy sufrida y resistente que se adapta bien en ambientes en oscuros.

Para que crezca vertical y sus hojas no caigan, prefiere tiestos y macetas pequeñas. Con regarla una vez a la semana es suficiente.

Es perfecta para dar vida y color a recibidores y pasillos con poca luz.

COSTILLA DE ADÁN - Monstera Deliciosa

La Monstera deliciosa es una planta trepadora que resulta ideal para ambientes con poca luz. Originaria de la frondosa selva, puede sobrevivir con muy poca luz. Pero eso sí, le gusta la humedad (aunque no el encharcamiento). Es muy fácil de mantener pero en casa necesitará un tutor para mantener las hojas hacia arriba. Es mejor que le des espacio suficiente para que crezca generosamente.

CACTUS

Pertenecen a la familia de las suculentas. Son originarios de América y África y están adaptados a soportar condiciones extremas de temperatura, luz y sequía.

Son plantas que acumulan agua en su tronco para adaptarse al hábitat en el que se desarrollan y transformado sus hojas en espinas para protegerse de los animales hervíboros y prevenir la pérdida de agua.

Son ideales para plantar en macetas de barro y cerámica. Necesitan varias horas de luz al día, evitar las corrientes de aire y un riego moderado, que dependerá de la estación del año. Son ideales para estar en los ventanales.

TRONCO DE BRASIL - Dracaena Fragans

También llamado Árbol de la felicidad se caracteriza por las distintas tonalidades de verde de sus hojas. Esta especie precisa para crecer de un lugar bien iluminado pero no sol directo para que las hojas no se quemen.

Le gusta la humedad alta, por lo que conviene pulverizar sus hojas un par de veces a la semana o colocar un plato con guijarros y agua debajo. No precisa demasiado riego, aunque hay que mantener el sustrato algo húmedo, sin que quede empapado.

PALMERA DE SALONChamaedorea Elegans

Esta pequeña palmera se caracteriza por su gran resistencia y su fácil cuidado.

Se adapta a cualquier entorno y es muy agradecida. necesita luz media indirecta y un riego moderado. Si el clima de tu zona es muy seco, pulveriza de vez en cuando sus hojas. No le gustan ni las corrientes de aire ni las fuentes de calor como la calefacción.

OREJAS DE ELEFANTE - Alocasia Zebrina

Esta es una planta erguida, de largos y fuertes tallos que sostienen grandes hojas con forma de lanza, superficie de color verde metálico y gruesos nervios muy marcados. En sus fuertes tallos es donde se encuentra la peculiaridad de esta especie, ya que lucen un color verde oscuro de tipo cebrado espectacular.

Esta planta se acomoda muy bien a los espacios de interior en semisombra y cálidos, necesita mucha luminosidad, pero que no debe recibir sol directo.

Es una planta que le gustan los ambientes húmedos, por lo que es recomendable rociar regularmente sus hojas con agua, y poner la planta sobre una cama de piedras que retengan un poco de agua cuando se rieguen.